El Plan Nacional de Alzheimer "no cuenta con los recursos materiales y humanos para ofrecer nuevos tratamientos"

España "no tiene capacidad" para aplicar terapias innovadoras en alzhéimer
Juan Fortea, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología.


21 sep 2022. 14.00H
SE LEE EN 3 minutos
Tres biomarcadores marcarán en tres meses la eficiencia de las terapias anti-amiloides en relación con la enfermedad de Alzheimer, dando un giro radical al abordaje de una de las enfermedades neurológicas más letales y difíciles de tratar. Juan Fortea, Coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), afirma en Redacción Médica que “si los resultados de estos ensayos clínicos salen positivos, lo pueden cambiar todo. En caso contrario, significará que se tendrán que buscar otras direcciones en lugar de las terapias anti-amiloides”.

Los ensayos clínicos fase tres, realizados en Clinical Trial son Alzheimer’s Disease (CTAD), que han usado los biomarcadores Gantenerumab, Lecanemab y Donanemab, ya están finalizados y en estos momentos se están analizando sus datos. Fortea relata que “existe una gran expectación y cierta cautela, pero los ensayos son prometedores ya que logran eliminar la proteína amiloide de forma importante”.

El Plan Nacional de Alzheimer en España existe desde el año 2018, pero según el especialista, ni mucho menos permite poder avanzar a la hora de abordar la enfermedad neurológica: “Si quieres transformar la realidad necesitas dotar económicamente al Plan, y actualmente la inversión es muy pequeña. No se me ocurre otra enfermedad tan letal como el alzhéimer que tenga tanta inequidad en España. No existe ninguna ruta de demencia en las comunidades autónomas que diga cómo un paciente, por el tipo de patología que sufre, sepa qué línea debe seguir".


"No se me ocurre otra enfermedad tan letal como el alzhéimer que tenga tanta inequidad en España"



En el hipotético caso que los resultados de los anticuerpos sean positivos, Fortea reconoce que España “no tendrá la capacidad de dar los tratamientos frente al alzhéimer. Suponiendo que dieran gratis los medicamentos tampoco se podrían ofrecer. No existen las infraestructuras ni los recursos para ofrecer estos avances”.

Biomarcadores de segunda generación, una nueva esperanza


El retroceso existente por parte de las infraestructuras sanitarias españolas es debido, según el especialista, “a las necesidades y deberes acumulados hasta ahora. El tiempo que pase entre que salen los eventuales tratamientos, la aprobación de la Agencia Española del Medicamento y del Ministerio de Sanidad, etc. No será suficiente para desplegar los recursos materiales y humanos para poder ofrecerlos. Las administraciones españolas no se mueven a la misma velocidad que la ciencia”.


"Las administraciones españolas no se mueven a la misma velocidad que la ciencia"



Los biomarcadores de segunda generación abren un hilo de esperanza para poder abordar mejor la enfermedad de Alzheimer, hasta tal punto que en poco tiempo se podrían incluir en la práctica clínica. Pese a ello, Fortea lamenta la situación existente en España: “El problema que existió con la Hepatitis C puede quedar en una nota a pie de página comparado con el impacto que puede tener el alzhéimer. España no está preparada”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.