El próximo año entrará en vigor la nueva Ley de Autónomos con 15 tramos de contribución por ingresos reales

La cotización de los médicos crecerá casi un 20% en tres años
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social.


23 nov 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
El próximo año entrará en vigor una nueva Ley de Autónomos con 15 tramos de cotización en función de los ingresos reales de los profesionales. En el caso de los médicos, esta aportación alcanzará los 500 euros, cantidad que se incrementará en años sucesivos hasta los 590 euros. Es decir, casi un 20 por ciento.

El Gobierno ha recordado cómo será el tablero de cotización de los trabajadores autónomos en una respuesta parlamentaria en la que subraya que, tras el acuerdo alcanzado entre el Ministerio de Seguridad Social y las asociaciones representativas del colectivo, aquellos que tengan un rendimiento superior a los 6.000 euros contribuirán con 500 euros al mes en 2023, con 530 en 2024 y con 590 en 2025.

Aquellos profesionales con ingresos algo inferiores, entre 4.050 y 6.000 euros al mes, tendrán una cuota de 390 eros el próximo año, cantidad que se incrementara hasta los 380 en 2024 y hasta los 465 en 2025.

En la actualidad, la cuota de los autónomos se sitúa en torno a los 300 euros mensuales. Con el nuevo plan, los profesionales con rendimientos más bajos, aquellos situados por debajo de los 670 euros, pasarán a cotizar 230 euros en 2023, 225 en 2024 y 200 en 2025. 

“La relación entre las bases máximas de cotización y la pensión máxima debe guardar el necesario equilibrio entre aportaciones realizadas y prestaciones percibidas para garantizar la contributividad pero sin menoscabo de la dimensión solidaria del sistema. La relación entre ambas variables debe establecerse legalmente de forma clara y estable, siendo objeto del oportuno seguimiento”, detalla el Gobierno en su respuesta parlamentaria.

"Ajuste gradual" de las cotizaciones con los sindicatos


En este sentido, llama a la “adecuación” de la base máxima de cotización del sistema, de forma que se prevea “el ajuste gradual de las bases máximas de cotización concurrentemente con la modificación de la pensión máxima para no afectar a la naturaleza contributiva del sistema”. “Esta reforma deberá ser objeto de debate y negociación con los agentes sociales”, aclara el Ejecutivo.

Al margen de ese ajuste de las cotizaciones, el gabinete de Pedro Sánchez alude en su escrito a la recomendación segunda del Pacto de Toledo”, que reconoce al colectivo de pensionistas como “uno de los sectores de población más afectados por las variaciones temporales del IPC”. En este sentido, “propugna la necesidad de asegurar el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas por ley mediante la revalorización anual de las pensiones con base en el IPC real, una vez que ha quedado constatado que el anterior mecanismo de revalorización de las pensiones según el Índice de Revalorización (IRP) no gozaba del suficiente consenso político y social”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.