Los arquitectos buscan alternativas en el diseño de los circuitos internos tras los cambios motivados por la pandemia

Esclusas y doble pasillo, la nueva bioseguridad para visitas hospitalarias


24 nov 2022. 08.00H
SE LEE EN 3 minutos
El impacto de la pandemia de Covid-19 ha provocado un cambio en la concepción de los circuitos de visitas de los hospitales. La crisis sanitaria ha roto una tendencia marcada por una integración progresiva de los familiares en el seno de los centros sanitarios para recuperar algunos modelos ya obsoletos como las entradas duplicadas en Urgencias. La necesidad de aunar el acceso de la ciudadanía con la prevención de contagios ha llevado a los equipos de arquitectos a buscar nuevas soluciones que pasan por la implantación de pasillos dobles o de esclusas.

Luis González, arquitecto ejecutor del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha explicado a Redacción Médica que la instalación de esclusas es una de las grandes demandas que ha dejado la crisis del coronavirus. Esta tecnología está compuesta por dos puertas estancas con un espacio aislado en su interior en el que los visitantes pueden vestirse con batas, gorros, calzas y mascarillas antes de entrar en contacto con médicos u enfermos. Su aplicación permite aumentar el aislamiento en pequeñas secciones del hospital para grupos reducidos de pacientes.

“Tener previsto donde se pueden hacer esclusas siempre es una buena solución. Estamos previendo que en un momento determinado si hay un problema se pueda cerrar un trozo del hospital. Al pasar de una sección a otra, tienes que cambiarte”, ha explicado el miembro de la Junta Directiva de la Agencia Española de Ingeniería Hospitalaria (AEIH).

González ha explicado que esta demanda ha cobrado mayor fuerza en las áreas de enfermedades infecciosas, en las unidades de críticos o en las zonas que albergan a pacientes oncohematológicos, ya que sufren problemas de inmunodepresión que les convierten en un perfil de riesgo ante potenciales infecciones.

Este nuevo paradigma de las esclusas encaja en un modelo arquitectónico con pasillos dobles para cada una de las unidades de hospitalización, en los que los controles de enfermería quedarían ubicados en la parte central. “Es más fácil porque puedes cortar un trozo de uno sin afectarle al otro”, ha relatado González.


Puertas automáticas y ventilación en los hospitales


El diseño del circuito hospitalario post pandemia también está marcado por un cambio en los recorridos que convierta el trayecto hasta las unidades de infecciosos en una distancia más corta que el resto de áreas de atención sanitaria. La creación de nuevos espacios polivalentes o la puesta en marcha de “automatismos” como las puertas y grifos automáticos para reducir al máximo el contacto de los familiares con las superficies son otras de las claves.

La otra gran lección que ha dejado la pandemia es la importancia de impulsar la ventilación. El objetivo en el que trabajan desde los hospitales pasa por conseguir que la renovación de aire de una estancia como un quirófano se repita hasta 22 por hora, frente a las 15 o 16 que eran habituales antes de la pandemia. Un reto que en algunos casos viene condicionado por las limitaciones de las tecnologías de calefacción de los hospitales más antiguos y por los objetivos de sostenibilidad. 

González ha calculado que aplicar todos estos cambios en materia arquitectónica tendría un impacto inferior al 5 por ciento del presupuesto que puede manejar un hospital medio en el Sistema Nacional de Salud (SNS), incluyendo el refuerzo que requieren los sistemas de distribución de gases medicinales tras la demanda de la pandemia.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.