Varias comunidades autónomas explotan ya programas piloto en Cardiología o Dermatología para agilizar las derivaciones

Telemedicina, línea directa Primaria-hospitalaria contra la lista de espera
Isaac Túnez, Miguel López-Valverde, Catalina Lorenzo, Francisco Javier Turumbay, Eladio Linares.


26 sep 2022. 10.15H
SE LEE EN 5 minutos
La potenciación de la telemedicina durante la pandemia de Covid-19 ha sacado a la luz algunas de sus virtudes para agilizar la asistencia de los pacientes, pero también ha demostrado ser eficaz para reforzar las conexiones entre los propios profesionales médicos. Las pruebas piloto aplicadas en varias comunidades autónomas han revelado el éxito de esta herramienta para abrir una línea directa de comunicación entre la Atención Primaria y las áreas de especialistas. Algo que ya se ha sentido positivamente en la reducción de las listas de espera de las consultas hospitalarias.

Vídeo de la mesa-debate sobre Telemedicina en el XI Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria.

Territorios como Murcia, Catilla-La Mancha, Navarra, Andalucía o Madrid ya han aplicado algunos programas experimentales que permiten a los facultativos de Primaria consultar casi en tiempo real la situación de un paciente con un especialista. En menos de 24 horas, reciben una respuesta que les ayuda a decidir si la afectación no reviste gravedad o si es necesaria una derivación. Un nuevo paradigma que han presentado durante el XI Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria que organiza Redacción Médica. El foro cuenta con la colaboración de Abbott, Abex Excelencia Robótica, Air Liquide Healthcare, Cardiva, Fresenius Medical Care, General Electric Healthcare, Pfizer y Sanofi.

Uno de estos ejemplos de telemedicina innovadora está ya en marcha en Murcia. Un cardiólogo que acababa de concluir su residencia ideó un sistema que permitía a los médicos hacer este tipo de consultas mediante el envío de imágenes desde su teléfono móvil. Así, se podía valorar en ese mismo día patologías como la fibrilación auricular, la insuficiencia cardíaca, el dolor torácico o las situaciones anómalas que aparecen en un electrocardiograma.

El cardiólogo debe dar una respuesta en ese mismo día para decidir qué recorrido tiene llevar el paciente, mientras que cada dos semanas visita los centros de salud para reunirse con los médicos y revisar los casos. El resultado es que se evita derivar a enfermos que no requieren revisión, mientras que se da prioridad a los que sí. “Ha disminuido la lista de espera en Cardiología y es una forma de trabajar que se puede hacer en otras disciplinas de colaboración”, ha explicado Catalina Lorenzo, ex consejera de Salud de la Región de Murcia.

Catalina Lorenzo Gabarrón, ex consejera de Salud de la Región de Murcia.


Eladio Linares Morcillo, director de Sistemas de Información del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.


La telemedicina aplicada a Dermatología


Un caso similar es el que ha activado Navarra con un programa dirigido a la Dermatología. La fórmula es idéntica: el médico del centro de salud manda una imagen al especialista para tomar una decisión sobre la derivación en 24 horas. Algo que aporta un enfoque “multidisciplinar” al concepto de la telemedicina. “Ha evitado cientos de consultas y miles de kilómetros de desplazamientos con una rapidez y sencillez tremenda”, ha valorado el director de Sistemas de Información, Eladio Linares.

También tiene su propio programa de ‘teledermatología’ Navarra que lleva años explorando las posibilidades de las nuevas tecnologías para contar con remitir consultas relacionadas con la piel, pero que ahora ha cobrado una mayor importancia. “El covid nos ha llevado a entrar con los brazos abiertos en un nuevo paradigma”, ha celebrado Francisco Javier Turumbay, subdirector de Sistemas de Información y Tecnologías.

La Comunidad de Madrid también está trabajando en diferentes iniciativas de “pilotaje de derivación” para tratar de explotar las ventajas que presenta la telemedicina entre la Atención Primaria y la hospitalaria como la posibilidad de “digitalizar todas las pruebas diagnósticas” con unos circuitos completos para el paciente. “Consigue dar más poder al primarista. Muchas consultas no tienen que ver con el hospital”, ha expuesto Miguel López-Valverde, director general de Sistemas de Información y Salud Digital.

Esta estrategia también está siendo reconducida por Andalucía que se ha fijado como objetivo la integración de la telemedicina en una tarjeta virtual única, así como el desarrollo de una aplicación móvil para los pacientes. El objetivo es que la información sirva para orientar los diagnósticos pero también el tratamiento, el seguimiento, la prevención o la investigación de enfermedades. “Tenemos que tener claro que estamos comunicando información. Eso implica retos éticos y legales”, ha agregado, el secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Consejería de Salud.

En lo que todos los responsables autonómicos del foro se han puesto de acuerdo es que impulsar este tipo de apuestas por la telemedicina debe llevar aparejado necesariamente planes educativos para que los facultativos se adapten a las nuevas tecnologías. Una “formación continuada” que deberá adaptarse a las grandes novedades que ya están presentes con programas piloto.

Miguel López-Valverde Argueso, director general de Sistemas de Información y Salud Digital del Servicio Madrileño de Salud.


Isaac Túnez Fiñana, secretario general de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Consejería de Salud y Familias de Andalucía.


Francisco Javier Turumbay Ranz, subdirector de Sistemas de Información y Tecnologías de la Salud del Servicio Navarro de Salud.


Debate sobre los retos de la telemedicina en el XI Encuentro Global de Altos Cargos de la Administración Sanitaria. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.