Una experta analizada el rol de la figura de Práctica Avanzada que Sanidad quiere homogeneizar para el futuro del SNS

La 'nueva' enfermera del SNS, con autonomía en toma de decisiones complejas
Profesional de Enfermería.


02 dic 2022. 11.00H
SE LEE EN 4 minutos
Desarrollar la figura de la Enfermera de Práctica Avanzada (EPA) se ha convertido en el objetivo del Ministerio de Sanidad para asumir la nueva realidad del Sistema Nacional de Salud (SNS). A pesar de que esta figura está muy arraigada en el mundo anglosajón, especialmente en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, aún tiene poco recorrido en España. Se trata de una profesional ‘todoterreno’ con conocimiento experto en el área de cuidados, formación específica y experiencia clínica.

Según precisa en Redacción Médica Maribel Mármol, presidenta de la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC), esta sanitaria por la que el Ministerio apuesta como motor de cambio para enfrentar los nuevos retos del sistema sanitario está llamada a liderar la gestión del cuidado, con competencias distintas a las de las enfermeras especialistas.

¿Qué es la Enfermera de Práctica Avanzada (EPA)?

En los años 60 del siglo XX, en el mundo anglosajón emerge la figura de Enfermera de Práctica Avanzada (EPA) que desde el inicio busca reconocer la autonomía de las enfermeras, ya que son expertas en un área determinada y referentes para el colectivo. En los años 90, se establece su perfil. Son enfermeras con estudios de posgrado (máster) o doctorado que desarrollan funciones científicas y profesionales de expertas en una determinada área de conocimiento. Poco a poco este modelo trasciende a otros países, entre ellos España.

¿En qué se diferencia de una enfermera especialista y de una enfermera general?


La enfermera generalista realiza una formación pregrado de 4 años, mientras que la enfermera especialista  recibe, además, una formación de posgrado de 2 años en diferentes áreas siguiendo el modelo de Enfermero Interno Residente (EIR) al que se accede tras superar un examen a nivel nacional.

La EPA no puede sustituir a la enfermera especialista; la EPA convive y trabaja de forma conjunta con la enfermera especialista y generalista en los mismos espacios de atención.

¿Cuáles son las competencias de esta figura?

La EPA adquiere un conocimiento experto mediante formación posgrado. Su liderazgo es clínico, en el ámbito de su trabajo, con autonomía para la toma de decisiones complejas, basadas en la aplicación de la evidencia y los resultados de la investigación a su práctica profesional. En su práctica integran cuatro roles: clínico experto, consultor, docente e investigador.

Una enfermera especialista puede desarrollar un perfil de EPA, pero una EPA no es una enfermera especialista; ambas comparten la atención a la complejidad.

¿Qué puede suponer el impulso de esta figura en el Sistema Nacional de Salud (SNS)?

La enfermera especialista puede asumir el rol de EPA en crónicos, heridas complejas, fragilidad y puede ser la líder de las intervenciones comunitarias, atención domiciliaria, etc. Tanto las enfermeras generalistas, las especialistas o las EPA irán desarrollando sus competencias en el ámbito de su práctica con el objetivo de mejorar la calidad de los cuidados y adecuarse a las necesidades de la población que atienden. Es importante que los servicios sanitarios sean capaces de organizar los servicios con los diferentes perfiles enfermeros que son complementarios.

¿Cómo se accede a ser enfermera de práctica avanzada?


Para ser EPA es necesario adquirir conocimiento experto en el área de cuidados para el que se define, formación específica (acreditada y adquirida mediante formación continuada o posgrado específica) y experiencia clínica (mínimo de tiempo en el área clínica considerada), de tal forma, que puedan asegurarse las competencias mínimas que debería tener la EPA correspondiente.

¿Cómo es la situación de la enfermera de práctica avanzada en los países de nuestro entorno?

Esta figura está muy arraigada en el mundo anglosajón, especialmente en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, Holanda, Finlandia e Islandia. En Asia está emergiendo en varias dimensiones en países como Japón, Hong Kong, Corea del Sur, República de China, Taiwán y Singapur. También esta implantándose en Nueva Zelanda y Australia.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.